Cédula de habitabilidad: ¿qué es y dónde es necesaria para vender una vivienda?

Civil

La cédula de habitabilidad es el documento que reconoce la aptitud de un inmueble para ser destinado a vivienda, es decir, reconoce que un inmueble cumple con los requisitos técnicos de habitabilidad previstos en la Ley.

La cédula de habitabilidad tiene sus orígenes en el año 1937 pero en la actualidad no es el único documento que certifica que los inmuebles puedan ser destinados a vivienda.

Es por ello que, desde hace algún tiempo, ciertas Comunidades Autónomas no consideran necesario la cédula de habitabilidad al considerar que los controles relativos a la cédula resultan ya innecesarios por cuanto, de alguna manera, vienen ya efectuados por los controles municipales relativos a la concesión de licencia de obras y/o licencia de primera ocupación.

A la hora de adquirir un inmueble destinado a vivienda hay que tener en cuenta en qué Comunidad Autónoma es preciso que el inmueble disponga de cédula de habitabilidad ya que sin el mismo no podrá destinarse al alojamiento de personas, y en consecuencia las compañías suministradoras de servicios (agua, gas, electricidad, y otros) no concederán los suministros.

En las Comunidades Autónomas de Canarias, Cantabria, Cataluña, Extremadura, La Rioja, Illes Balears, Navarra, Valencia, Madrid, Asturias y Murcia es obligatorio obtener la cédula de habitabilidad para todas las viviendas de nueva construcción, y en algunas comunidades también se extiende para las viviendas ya construidas que sean objeto de obras de ampliación, modificación, reforma o rehabilitación. La normativa propia de cada comunidad regula el procedimiento para la concesión y control de la cédula de habitabilidad así como los tipos de cédulas existentes y la vigencia de las mismas.

Principalmente los notarios, registradores y agentes de la propiedad inmobiliaria de Cataluña, La Rioja, Navarra, Valencia, Extremadura e Islas Baleares exigirán cédula de habitabilidad en vigor, acreditada mediante original o copia autenticada, para que en la constitución de derechos reales y en los contratos de compraventa o arrendamientos se pueda hacer constar válidamente la calificación del inmueble como vivienda.

Por el contrario en las Comunidades de Andalucía, Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia y País Vasco se ha suprimido la cédula de habitabilidad con el fin de eliminar la duplicidad de controles por parte de distintas Administraciones Públicas.



Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + nueve =