I Congreso Internacional de Legaltech y Startups jurídicas

General

El pasado 18 de mayo  tuvo lugar en Hernani el I Congreso Internacional de Legaltech y Startups jurídicas, un evento que según indicaron sus organizadores no se destina en exclusiva al sector jurídico sino a toda persona o empresa que tenga interés por el mundo legal y la tecnología, viendo en esta combinación una oportunidad de negocio.

Pero… ¿qué es exactamente el Legaltech? A falta de definiciones “oficiales”, Legaltech es el uso de la tecnología con el fin de proporcionar servicios legales, por ejemplo creando otras maneras para prestar el servicio jurídico muy distintas a la tradicional, mediante servicios que aceleran los trámites y la gestión de tareas de los propios abogados, o simplificando la forma de contactar entre abogados y potenciales clientes, todo ello mediante software o servicios online.

A fin de profundizar más en la definición del Legaltech y de analizar su tendencia a nivel estatal e internacional, sus formas de financiación así como el futuro de la innovación en el sector legal, el Congreso se articuló en torno a 7 coloquios focalizados cada uno de ellos en un tema de discusión, caldo de cultivo para que surgieran ideas y fueran planteados temas muy interesantes como los siguientes:

– Somos abogados, nos gusta el derecho, pero también el “negocio del derecho”. Con las nuevas tecnologías es posible revolucionar un sector que tecnológicamente está muy atrasado. La abogacía es un sector que se resiste al cambio, que se mantiene en la creencia de pensar que con una página web y subiendo sus datos “a la nube” ya está innovando. Es necesario un cambio significativo en procesos que impliquen una mejora en los resultados. Estamos en una época en la que podemos aplicar la creatividad en la prestación de servicios.

 – ¿Cuál es el papel de los colegios de abogados y de las universidades para potenciar la innovación? Siendo instituciones clave de la profesión, se cuestionó el escaso apoyo y poca sensibilización de ambas instituciones para la innovación, tachándolas de poco rupturistas.  ¿Quizás hace falta que aparezca un “Uber” en el sector para romper esquemas? Sin duda es una ventaja que la sociedad avance más rápido que el sector legal. ¿Por qué los estudiantes salen de las universidades sin saber venderse?

 – Ante los cambios del sector, los grandes despachos pueden pasarlo peor si no se adaptan. El servicio jurídico puede prestarse de forma más sencilla y accesible para todos. Solo es necesario disponer de una idea y de un equipo competente para llevarla a cabo. Evidentemente el dinero es necesario, señalando más de un ponente que ahora es un buen momento para conseguir financiación por parte de inversores, siempre y cuando las ideas sean sostenibles y estén bien trabajadas. Otro ponente señalaba que el peligro de algunas startups es que están mal planteadas de inicio y por eso fracasan.

 Uno de los mejores y más aplaudidos momentos de la jornada fue sin duda la presentación de 7 startups jurídicas por parte de sus creadores, ejemplos de estas nuevas formas de prestación de servicios que están pisando fuerte:

– METAPOSTA: Un servicio de caja fuerte digital para documentación, facturas y contratos.

– MEDIANDOCON: Una plataforma para la resolución de conflictos on line.

– FORMALDOCS: Un servicio on line de redacción de contratos.

– LEXGO: Una app para la localización y posicionamiento de abogados. Su cofundador expuso que ya llevan 3 versiones de la aplicación, que día a día va creciendo el número de usuarios registrados, definiéndose como el tripadvisor de la abogacía.

– LINELEX: Una plataforma de resolución de consultas jurídicas on line.

– PYMELEGAL: Una plataforma de servicios legales on line, focalizada en LOPD, LSSICE, registro de marcas y otras normativas. Se trata de una de las startups que formaron parte del programa CUATRECASAS ACELERA.

– RECLAMADOR: Una plataforma para la gestión de reclamaciones on line que ha pasado de facturar 250 euros en el año 2012 a la previsión de casi 4 millones de euros en 2017.

No obstante, estos 7 ejemplos son minoritarios, puesto que se calcula que solo hay 3.000 startups en el sector de la abogacía. ¿Cómo es posible si solo en Madrid hay muchos más abogados que en toda Francia? Puede haber un problema de financiación, puesto que muchos proyectos no pueden ver la luz por falta de dinero, pero también es un problema de la cultura imperante en el sector. Si bien un 56% de los abogados creen que la tecnología les va a ayudar, el uso del Legaltech en el sector es muy escaso debido a la desconfianza que hay en el uso de las TIC. En conclusión, el I Congreso de Legaltech y startups jurídicas nace con vocación de generar cambios que son muy necesarios para la evolución del sector legal.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 6 =