¿Puedo vender mi piso si está alquilado?

Civil

Por supuesto, no hay ningún impedimento a la venta de tu piso aunque esté arrendado. Cuestión distinta es qué perfil de comprador será el interesado en adquirirlo, puesto que evidentemente aquellos que busquen una vivienda habitual lo van a descartar pero aquellos compradores que tengan en mente invertir lo pueden ver con buenos ojos si el arrendamiento no tiene un plazo excesivamente largo y además se ajusta al valor de mercado, extremos que le garantizan una rentabilidad inmediata.

Pero ¿Qué pasa con los arrendatarios? ¿Tienen algún tipo de derecho? La respuesta es sí y se trata del llamado “derecho de adquisición preferente”, el cual se regula en el artículo 25 de la Ley de Arrendamientos Urbanos y supone el derecho de los arrendatarios a adquirir la finca en las mismas condiciones en las que se transmite a un tercero.

La norma general es que en caso de venta de la vivienda el arrendatario tiene derecho de adquisición preferente sobre la misma, siendo este derecho comprensivo de un derecho de tanteo como un derecho de retracto -el tanteo será previo a la adquisición y el retracto será posterior-. Con la reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos que tuvo lugar en junio de 2013, la regulación de este derecho pasó a tener carácter dispositivo, es decir, que arrendador y arrendatario pueden pactar su renuncia. En cambio, en caso que el contrato sea de fecha anterior deberá estarse a la anterior regulación, es decir, que solo será válida la renuncia a este derecho cuando la duración del contrato sea superior a cinco años.

Las condiciones en que el arrendatario puede ejercer su derecho también vienen reguladas en el artículo 25 de la Ley de Arrendamientos Urbanos. Así, el derecho de tanteo podrá ejercerse en un plazo de treinta días naturales a contar desde el siguiente en que el arrendador le notifique de forma fehaciente la decisión de vender la finca arrendada, el precio y las demás condiciones esenciales de la transmisión.

Por su parte, en caso que con carácter previo a la compraventa el arrendador no haya procedido a notificar al arrendatario, o bien cuando en dicha notificación se hubiesen omitido los requisitos exigidos , así com cuando resultase inferior el precio efectivo de la compraventa o menos onerosas sus restantes condiciones esenciales, el arrendatario podrá ejercer el derecho de retracto. Este derecho caduca a los 30 días naturales, contados desde el siguiente a la notificación que el adquirente de la finca deberá hacer al arrendatario de las condiciones esenciales en que se efectuó la compraventa, mediante entrega de copia de la escritura o documento en que fuere formalizada.

Téngase en cuenta que para inscribir la compraventa en el Registro de la Propiedad deberá acreditarse que se ha notificado debidamente a los arrendatarios, de modo que se trata de un trámite que no se podrá omitir.

No obstante lo anterior, la Ley establece determinados casos en los que el arrendatario no dispone de este derecho a su favor -sin perjuicio de la posible renuncia que ya conste en el contrato-. De este modo, no habrá lugar a este derecho cuando la vivienda arrendada se venda conjuntamente con las restantes viviendas o locales propiedad del arrendador que formen parte de un mismo inmueble ni tampoco cuando se vendan de forma conjunta por distintos propietarios a un mismo comprador la totalidad de los pisos o locales del inmueble. Este sería el caso en que la venta incluye varios inmuebles, puesto que en caso que se transmita una sola vivienda o en el inmueble existe solo una vivienda, el arrendatario conserva su derecho.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + once =