8 de marzo, Huelga General

Laboral

Los principales sindicatos han convocado huelga general el próximo 8 de marzo de 2018. El objetivo de esta huelga es la reivindicación del trabajo femenino y la lucha contra la brecha salarial existente.

La mayoría de sindicatos, como por ejemplo Intersindical-CSC proponen secundar la huelga las 24 horas, otros sindicatos como UGT o CCOO proponen hacer huelga únicamente durante dos horas por turno, concretamente de 11.30h a 13.30 y de 16h a 18h, y otros, como Unión Sindical Obrera (USO) proponen hacer huelga durante 4 horas (de 12 a 16h).

Con independencia de si se hace huelga total o parcial, estos son los principales efectos laborales que comporta el ejercicio del derecho fundamental de huelga:

De entrada, el ejercicio efectivo del derecho de huelga de un trabajador produce la suspensión de su contrato de trabajo, en concreto suspende las obligaciones recíprocas de trabajar y de remunerar el trabajo. En consecuencia, el trabajador que secunda la huelga no percibe el salario de ese día, repercutiendo tanto sobre el salario base como sobre los complementos salariales, incluyendo la parte proporcional de la retribución de los días de descanso semanales y de las pagas extraordinarias, excluyendo únicamente las percepciones extra salariales. Así mismo, no se ven afectadas para la huelga las vacaciones en cuanto a su duración ni retribución.

El trabajador que ejerce su derecho a hacer huelga se encuentra durante ese día en una situación de alta especial en la Seguridad Social, sin obligación de cotizar y sin derecho a prestaciones por desempleo ni prestaciones económicas por incapacidad temporal. Por este motivo se debe hacer una comunicación específica a la Tesorería General de la Seguridad Social.

La huelga se secunda simplemente dejando de acudir al puesto de trabajo o dejando de trabajar, cesando, en definitiva como dice la ley, en la prestación de servicios del día convocado. No existiendo legalmente obligación de comunicar previamente a la empresa la decisión individual de secundar o no la huelga. Por otro lado, la empresa debe evitar cualquier acto o manifestación por su parte que intente afectar la decisión de los trabajadores de hacer huelga o no, con la excepción de si debe gestionar u organizar aspectos de servicios de seguridad y mantenimiento, o en su caso, los servicios mínimos si se trata de empresas que presten servicios esenciales para la comunidad.

Asimismo, la responsabilidad que puede recaer en la empresa durante la huelga es una demanda por vulneración del derecho constitucional de huelga, que puede acabar, si se estima, en una condena a la empresa del abono de indemnizaciones de daños y perjuicios. En este sentido, cualquier despido o medida disciplinaria fundamentada en la participación del trabajador en la huelga, sería declarada nula.

Finalmente, hay que tener presente que en función del seguimiento que hagan los trabajadores del derecho de huelga, este afectará a la confección de las nóminas de este mes de marzo, por lo que les aconsejamos comuniquen a su gestoría qué trabajadores han ejercido su derecho a huelga para que puedan realizar las correspondientes tramitaciones a la Seguridad Social.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + ocho =